Archive for the ‘De escuchar’ Category

h1

FIRA’T AMB EL CONSUM RESPONSABLE

26 noviembre 2009

El día 12 de diciembre, en la Rambla Nova de Tarragona, se celebrará la primera Feria de Consumo Responsable, en cuya organización he tomado parte (entre otras cosas, he diseñado el cartel y el tríptico, espero que os guste). Estáis todos invitados. Parece que se va a formar una buena fiesta. :) Habrá puestos de agricultores ecológicos locales, un mercado de intercambio, un taller de construcción de juguetes con material reciclado,  comida popular elaborada por restauradores de la ciudad con ingredientes locales y ecológicos, una acción-teatro de la campaña Ropa Limpia, un ciclo de documentales (¡el primero es el martes que viene!), charlas, música…

Aquí tenéis el programa (si hacéis clic sobre la imagen la veréis más grande):

El tríptico completo podéis descargarlo aquí.

La información sobre el taller de juguetes reciclados, aquí.

Y la de los documentales, aquí.

¡Espero veros en la fira!

Anuncios
h1

En plenas rebajas…

8 enero 2009

…este corto viene que ni pintado.

Más información en Ropa Limpia.

h1

Mi pandereta

5 diciembre 2008

Mirad lo que me regalaron hace unos días por mi cumple. Desde luego, dieron en el clavo. ¡Me encanta! Y suena de maravilla…

pandereta

Y también esto ¡qué no sé cómo se llama! Pero es ideal para hacer frasecillas melódicas en las jams del Pipirimosca :)

gugu

h1

Crónica del concierto de Antonio Vega

29 noviembre 2008

Ha sido corto. No tengo ni idea de cuánto ha durado, pero ha sido muy corto. Me he quedado con ganas de más.

Tardó un minuto en entonarse pero enseguida empezó a coger cuerpo y ha tenido momentos muy intensos. Lástima que el público no haya estado a la altura de este gran músico. Porque qué duda cabe de que el tío tiene muchísimo talento y una gran capacidad para emocionar.

Antonio Vega, además de un buen cantante y un mejor poeta, es un gran guitarrista. Esas canciones-viaje que tiene me encantan. Esas que te llevan casi sin que te des cuenta, cuesta arriba, cuesta abajo… que fluctúan, y luego palpitan, y después se hacen agua, pero se vuelven sólidas por un momento… y al cabo se quedan en un hilo. Un hilillo frágil, precario, alarmante…

En uno de estos trances andaba yo cuando se cruzó (por primera vez) «el de la prensa», tan discreto como un elefante en una cacharrería y tan oportuno como la regla (que nunca jamás se pierde una ocasión especial). Tres veces se cruzó por delante de mí, y las tres a mitad de canción, y plantándome la chepa delante de las narices mientras bromeaba con los colegas, tan ricamente. Cuando digo que el público no estuvo a la altura, lo digo por algo.

Me habría encantando haber podido abstraerme de todo lo que nos rodeaba, estrechar el ángulo de recepción, establecer contacto directo y fluido con Antonio y Basilio, saborear la música y la emoción cambiante pero ininterrumpida, con el debido respeto.

Mucho vitorear, mucho «Antonio, qué grande eres» antes siquiera de que abriera la boca, y poco demostrar esa admiración durante el concierto con algo tan sencillo como el SILENCIO y la ATENCIÓN. Siempre me pasa pero nunca me acostumbro. Me jode, y me joderá hasta el fin de mis días, que me fastidien una experiencia así. Estamos hablando de un concierto de Antonio Vega en su mínima expresión: su voz, su guitarra, y Basilio al teclado. Si no eres capaz de mantenerte en silencio durante una hora, mejor no vengas. En la primera fila —bueno, de hecho, sentados en el borde del escenario— una parejita no ha dejado de hacer fotos (y de paso comentarlas en plan jijijajá) en todo el concierto. Llegaron los últimos, se colocaron en primera fila —porque yo lo valgo—, y no han hecho otra cosa que coserle a flashazos. Estaban a dos metros escasos de él. Hasta a mí me estaban deslumbrando. Un poco de respeto, digo yo; que si hubiera querido ser modelo de fotografía no habría tirado por la música. Y añado: qué sentido tiene hacer cincuenta fotos desde la misma posición a un mismo sujeto, que encima apenas ha movido más que la cabeza y las manos en todo el concierto. Porque con eso le basta para decir lo que tiene que decir, para transmitir lo que lleva dentro, y lo que toca si lo tienes a dos metros es ESCUCHAR. Con una sola foto habría bastado. Diréis que soy una cascarrabias, y a lo mejor es cierto, pero es lo que pienso.

Lo mismo me equivoco, pero intuyo que si hubiéramos sido mejor público, tal vez (solo tal vez) habrían tocado alguna más. Lo que es seguro es que todos lo habríamos apreciado mejor.

Esta me ha hecho llorar. Hacía años que no la escuchaba y me ha traído ciertos recuerdos agridulces.

h1

¡Elbicho en Tarragona!

15 septiembre 2008

¡Esta noche me traen a Elbicho a Tarragona! ¡Yujuuu! Qué contenta estoy, se me está haciendo eterno el día, quiero que lleguen las 22.30 yaaa :) Es uno de mis grupos favoritos de todos, todos. Esta vez tengo que conseguir estar en primera fila para ver las volteretas que se pega Miguel y vivirlo a tope. Y además quiero ver de cerca a Víctor, el guitarrista, que es un monstruo que me tiene enamorá. Y es que este grupo me toca la fibra sensible… ¡y de qué manera!

Os dejo una canción de Elbicho en directo y un vídeo de Víctor tocando una guitarra de ocho cuerdas. ¡Arriba el flamenjipi progresivo y los tíos con falda!

h1

Killing in the name of… groove

1 septiembre 2008

¡Me encanta! Es una versión del ya clásico «killing in the name», de Rage against the machine, pero con un aire funky groovy de lo más ideal. Habrá que estudiar a este grupo…

h1

Taller de reciclaje electrónico y Noche brasileña

20 julio 2008

El sábado que viene (26) tendrá lugar en Can Pipirimosca un taller de reciclaje electrónico. Me parece muy interesante así que dejo aquí la información confiando en que alguno se anime a venir. Además del taller, por la tarde-noche disfrutaremos de un «especial brasil» con la proyección de Orfeo Negro, cena brasileña y música en directo, con los amigos César y Evelyn, entre otros.

Sobre el taller:

El nostre món està dominat per aquestes maquinetes misterioses, els aparells electrònics i/o electrodomèstics. Entren flamants a les nostres cases, gaudint d’unes setmanes de glòria indiscutible… però, com futbolistes o supermodels, a la primera arruga, al primer error d’alguna de les seves parts, estan condemnats a la brossa, i nosaltres, a comprar-ne un altre, ajudant a empènyer l’enorme roda del consumisme.

Però, ni que no els sentim, des del fons del contenidor els components encara vàlids de l’aparell caigut ens criden, suplicant una segona oportunitat. Si els la donem ens ho agrairan servint-nos fidelment durant molts anys, però a més evitarem d’esgotar i contaminar una mica més el planeta, ens ho passarem bé i estalviarem uns quants eurets.

Más información aquí.