h1

Más sobre el huerto…

25 febrero 2010

Hoy he estado en el huerto con unos colegas. Hemos removido el compost para que se airee, hemos quitado alguna hierba y hemos comenzado el canal de riego de la zona de verano.

Las hortalizas de invierno van bastante bien, algunas a toda mecha, como véis en la foto de abajo; pero no podemos dormirnos en los laureles y hay que ir preparando el huerto de verano si queremos comer sandías y melones en agosto. Hay que planificar con bastante antelación. Bueno, de aquí a nada toca sembrar patatas y yo voy a empezar plantel de tomate en casa para plantar cuando esté listo. Vamos a ver si plantando prontito esquivamos a la tuta, la plaga más temida del lugar. El año pasado todo agricultor se quejaba del estropicio que este bichito había hecho en sus tomateras y desde luego nosotros no nos libramos. Haremos varias plantadas sucesivas, de distintas variedades, y veremos cuáles resisten mejor.

Algunas cosas, como os decía, van a toda mecha ahora: las coliflores, por ejemplo. Hoy hemos recolectado algunas que pesaban casi 3 kg. Las acelgas son increíbles, salen solas por todas partes aunque no les hagas ni caso. Las espinacas tampoco van mal, pero creo que las hemos plantado demasiado juntas. Dicen que los horticultores principiantes suelen echar más semillas de la cuenta cuando se hace siembra a voleo. Y es cierto. Creo que con las zanahorias nos ha pasado lo mismo. Veo las líneas de hojitas demasiado espesas, pero no sé si todavía estamos a tiempo de hacer un aclareo. A lo mejor pruebo en una esquinita, a ver qué pasa…

espinacas

zanahorias: el gran misterio. ¿Qué habrá debajo? ¿Irán bien o mal?

Las lombardas están preciosas también. Y eso que estas fotos no les hacen justicia, que son fotos cutres hechas con el móvil. Si tuviera una buena cámara serían hipnóticas. La verdad es que las plantas son tan bellas…

lombardas

Aquí abajo veis las habas, y más a la derecha, los guisantes. Junto con las lechugas, en la foto de más abajo, empiezan a despertar del letargo en el que llevan sumidas unas cuantas semanas, debido al frío. El caso es que han resistido y ahora están empezando a tirar. Además, la abundancia de lluvias nos ha evitado tener que regar, y en nuestro caso es importante porque, como regamos a manta, nos ahorra mucho trabajo. En riego a manta cada vez que se riega hay que abrir y cerrar canales de riego, moviendo tierra con la pala o la azada de un sitio a otro, según lo que convenga regar, y para abrir y cerrar el canal. Así que eso que nos hemos ahorrado…

habas y guisantes

lechugas

Aquí veis a un compañero trabajando en el canal de riego de la zona de verano. La parte que queda a la derecha de la foto, que ahora no tiene nada, será la huerta de verano, y ahí plantaremos tomates, pimientos, berenjenas, melones, sandías, calabacines, pepinos, etc. Pero primero hay que organizar la zona, o sea, hacer el canal por donde pasará el agua cuando reguemos y los caballones para los cultivos. Todo esto tiene su misterio, porque para que el riego se pueda hacer el canal tiene que ser uniforme (sin depresiones ni bultos que obstaculicen en flujo del agua) y tener la dirección adecuada según la pendiente del lugar. Normalmente hay que hacer arreglos después del primer riego, que es cuando se ve claramente dónde hay problemas (donde hay que rebajar, donde hay que poner tierra, etc.).

Y para terminar, la cosecha del día:

acelgas, espinacas y coles de bruselas

coliflor blanca y verde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: