h1

Calzando calçots

28 octubre 2009

Eso hemos estado haciendo esta mañana en el huerto. Bueno, eso y otras cosas…

DSC01310

A los que seáis de por aquí no hará falta que os explique lo que son los calçots, ni cómo se comen, pero a los demás, os cuento: los calçots son unas cebollas que, según van creciendo, se van «calzando» (de ahí su nombre), es decir, se va amontonando tierra alrededor de las hojas para que queden enterradas y, por tanto, blancas y tiernas. Quedan parecidos a los puerros, pero llenos de tierra. Y luego con ellos se hacen calçotades. Los calçots se asan a la parrilla, pero no con el calor de las brasas, sino a fuego vivo, de forma que quedan calcinados por fuera pero tiernitos y jugosos por dentro. Después se «pelan» (se quitan las hojas requemadas), y el corazón se come mojándolo en la típica salsa de calçots, que lleva, entre otras cosas, tomate, ajo, almendras y vinagre. Está buenísima. Es muy parecida al romesco. Lo bueno de las calçotades, además de ponerse hasta arriba de calçots, es que siempre se termina con los dedos negros, de la carbonilla, y la camisa llena de manchas de la salsa. Por eso en los restaurantes que las hacen regalan baberos. Porque los calçots se deben coger por un extremo, mojar en la salsa, y llevárselos a la boca como hacía la Diana en «V» con los ratoncitos. La calçotada es típica de Tarragona, en especial de Valls. Si no lo habéis probado, os invito a que vengáis por estas tierras en temporada (enero-marzo, más o menos) y lo hagáis. Es divertido y están muy buenos.

Y después de esta introducción gastronómico-cultural, sigo con el diario hortelano. Como os decía, hemos estado calzando calçots. Aquí podéis ver a una compañera en plena faena:

DSC01308

Además de calzar calçots, hoy también hemos sembrado zanahorias (sorry, no hay fotos del acto), hemos plantado más lechugas y, como siempre, hemos estado quitando malas hierbas. Tampoco de eso hay fotos, pero sí que puedo poneros unas cuantas del huerto en general para que veáis el aspecto que tiene todo ahora mismo:

DSC01303En esta podéis ver acelgas (al fondo a la izquierda), escarolas, lechugas rojas, lechugas verdes y coles (no recuerdo de cuáles). Y en la esquina derecha, los calçots.

DSC01304Aquí un primer plano de las escarolas. Que están demasiado juntas y un poquito amargas, pero qué le vamos a hacer…

DSC01305Aquí, al fondo del todo, los calçots; después coles, después lechugas, después escarolas, y después más coles. Y por aquí y por allá, acelgas, que se propagan como si se tratara de una plaga (por mí encantada: me chiflan).

DSC01312Y ahora vamos con la cosecha. Qué belleza de lechugas, por dios. ¿No os parecen preciosas? Creo que si tuviera una cámara buena me pasaría las horas muertas haciendo fotos al huerto. Una con objetivo macro. ¡Ay…! (suspiro).

DSC01313Aquí unas acelguitas…

DSC01314Y aquí la cesta rematada con unos cuantos tomates y albahaca. Fijaos en la planta de albahaca (ya toda espigada, en las últimas) y, detrás, el cardo. No le hemos hecho ni puto caso pero al parecer también ahí hay una buena cosecha. Nunca he cocinado cardo. Empezaré a buscar recetas…

Y esto es todo por hoy, amigos.

Anuncios

5 comentarios

  1. AAAAH! Calçots!!! Siempre he querido probarlos, pestes.
    Y todo este verdor… es ud asquerosamente afortunada! Aunque su trabajo le cuesta, ok. A mi es que se me mueren hasta los potos :( Mejor no ponerme!


  2. ay! que risas me he echado con lo de los ratoncitos de Diana. ¡No se me habría ocurrido explicarlo tan bien como tu! ¡¡jajajajj!!

    Besiñus..

    Ripley.


  3. Brocco, vente pa’ Tarragona este invierno, hombre, a comerte unos calçots, que eso no puede quedar así. :)
    Si se nos da bien la cosecha haremos una calçotada en el huerto, para celebrarlo.


  4. Se le da muy bien a tu compañera manejar el xapo oye!
    Y aparte del huetecillo a que os dedicais? porque eso lo tendreis como hobbie No?
    animo con el hueto no lo dejeis, ah si quereis consejos sobre como hacer insecticidas naturales hacedmelo saber, lo digo por las orugas!

    una abraçadaaaa!


  5. […] es la primera vez que los cultivamos y no hemos hecho gran cosa: los plantamos en septiembre, los calzamos en noviembre, y entre tanto lo único que hemos hecho ha sido regarlos de vez en cuando.  Hoy […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: