h1

Pollo al limón

9 octubre 2009

DSC01227

Esta receta se la dedico especialmente a Marcy, que dice que no le gusta el sabor de la pechuga de pollo a la plancha, sin más, y que prefiere “camuflarlo” de alguna manera. Es una receta que aprendí hace bastantes años y que hago muy a menudo. Todavía no he conocido a nadie a quien no le guste. Es muy resultona. En su momento yo la tomé de un libro de recetas cutre que compré a unas personas que vinieron a casa de mis padres (todavía vivía yo con ellos) vendiendo libros de pasatiempos y recetas para recaudar dinero para una asociación de discapacitados (si no recuerdo mal). Ese libro daba la receta con ternera, pero yo desde el primer momento pensé que el pollo combinaría mucho mejor con la cebolla y el limón. Nunca he probado con ternera. A lo mejor me estoy perdiendo una cosa deliciosa, pero bueno…

En fin, no me enrollo más y voy al grano.

Ingredientes (para dos personas):

  • 1 pechuga de pollo (media si es grande)
  • zumo de limón (1 limón y medio suele ser más que suficiente)
  • cebolla (1/2 o así)
  • pimienta (en bolas y molida)
  • harina (yo esta vez le puse integral de trigo, pero sale muy bien con la blanca)
  • aceite de oliva
  • agua
  • sal
  • arroz (para acompañar)

DSC01219

Elaboración:

  • Lo primero que hay que hacer es cocinar las pechugas. Yo las corté en tres trozos, como veis en la foto. Se trata de dorarlas por fuera sin que se lleguen a cocinar del todo por dentro. Como después tienen que terminar de hacerse en la salsa, si las dejáis muy hechas la carne acabará quedándose seca y dura. Por lo tanto, lo suyo es hacerlas a fuego fuerte, con muy poco aceite, vuelta y vuelta. Cuando están listas se sacan y se reservan.
  • Si vamos a acompañar el plato con arroz blanco (MUY  recomendado) debemos poner ya el agua a calentar, para que no nos pille el toro. Lo demás lo omito porque doy por sentado que todo el mundo sabe hervir arroz.
  • En la misma sartén donde doramos el pollo, se añade algo de aceite de oliva y se dora la cebolla, cortada en gajitos. Mientras se dora la cebolla, se puede ir exprimiendo el zumo de limón y cortando la pechuga. ¡Cuidado con quemarse los dedos!

DSC01221

  • La cebolla tiene que quedar más o menos así:

DSC01222

  • Y en este punto hay que añadir la harina (una cucharada, más o menos), el zumo de limón y el agua. Importante: tener estos tres ingredientes preparados y a mano, porque esto hay que hacerlo bastante rápido. Una vez está lista la cebolla, se rehoga rápidamente la harina, se añade el zumo de limón, se da un par de vueltas y se añade agua. La cantidad de zumo de limón es muy importante. Si nos pasamos nos saldrá un plato demasiado ácido. Es preferible quedarse cortos. Probad si queréis con el zumo de un limón. Con el tiempo iréis afinando. Antes de echar el agua tendríais que tener algo parecido a esto:

DSC01223

  • Entonces se añade el agua y se le pone sal y pimienta. Con respecto al agua, conviene no pasarse: siempre se puede ir añadiendo más sobre la marcha. Si enseguida espesa mucho, lógicamente hay que ponerle un poco más. Después hay que dejar que reduzca unos cinco minutos a fuego fuerte. Así irá bajando la acidez del limón, y empezará a predominar más el sabor de la cebolla. Lo mejor es ir probándolo. Si ya está espeso y todavía lo encontramos muy ácido, se puede salvar añadiendo algo más de agua y dejándolo hervir unos minutos más a fuego fuerte. Si hacéis eso no olvidéis rectificar la sal.
  • Cuando la salsa ya está a nuestro gusto, bajamos el fuego, añadimos los trocitos de pollo y dejamos que se terminen de cocinar durante dos o tres minutos. Este es el resultado:

DSC01225

La foto no es muy allá. Está hecha con el móvil y no hace justicia a la apariencia que tenía el plato. Pero bueno, al menos os ayudará a haceros una idea de cómo queda.

Varias cosillas: esta vez me salió muy marroncito por varios motivos. Uno, que la cebolla quedó muy tostadita (como a mí me gusta) y suelta mucho color. Dos, que la harina que le puse era integral. Si no doráis tanto la cebolla y usáis harina blanca os quedará un tono mucho más claro, pero el sabor sigue siendo muy bueno.

Ya me contaréis si lo probáis, y qué os parece.

Bon profit!

Anuncios

2 comentarios

  1. […] Ese libro daba la receta con ternera, pero yo desde el primer momento pensé que el pollo combinaría mucho mejor con la cebolla y el limón. Nunca he probado con ternera. A lo mejor me estoy perdiendo una cosa deliciosa, pero bueno… … View original here: Pollo al limón « Seres, estares y pareceres […]


  2. Ñam ñam!!!!
    La probaré pronto!
    Gracias maja :)



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: