h1

Operación riego realizada con éxito :)

21 agosto 2009

Esta mañana he vuelto a ir al huerto con un compañero. Me he levantado prontito y he ido andando. Desde casa se tardan unos 45 minutos. El paseo está bien, sobre todo a la ida, con la fresca. Además, a mí me gusta mucho caminar y me viene bien. A la vuelta no mola tanto por varias razones: hace más calor y hay más gente. Y claro, la gente a veces te mira raro porque vas por medio de la ciudad hecho un quinqui: sudoroso, despeinado (por el sombrero) y lleno de tierra. Eso sí, con varias bolsas llenas de tomates. Esta misma mañana, después de darme la ducha de rigor, ya he hecho un litro de gazpacho y un sartenón de salsa de tomate. Bueno, la salsa todavía está al fuego. Huele de maravilla…

Pero bueno, vamos al parte del huerto propiamente dicho. Como os digo, hoy hemos regado. Yo no las tenía todas conmigo porque la última vez que lo intenté, junto con otra compañera, se nos olvidó tapar la salida que va al campo contiguo, y además el canal no lo teníamos todavía bien hecho –no era lo suficientemente profundo–, así que, para empezar, se regó el campo del vecino (que no sabemos si le tocaba o qué), y segundo, se lió la de Dios allí porque el caudal sobrepasaba la capacidad del canal y aquello no había forma de pararlo. Acabamos llenitas de barro y el riego fue un desastre: unos cultivos quedaron completamente encharcados y a otros ni les llegó el agua. Y claro, eso tiene consecuencias… Yo todavía llevo muy poco tiempo en esto y no lo sé con seguridad, pero me temo que puede tener algo que ver con lo que nos pasó con los pepinos, que de repente se hincharon como globos y nos encontramos con un montón de pepinazos de medio kilo ya empezando a amarillear. Y ahora, de los que están saliendo, algunos tienen esta mala pinta:

DSC00951

Y la verdad es que las tomateras dan pena casi todas, porque están o pequeñujas, o medio resecas, o con las hojas abarquilladas, o llenas de esos bichitos negros que se lanzan a los brotes nuevos y a las “heridas” que quedan después de la poda. Me parece increíble haber cosechado hoy calculo que unos 5-6 kg de tomates, con el panorama tomateril que tenemos. Si estuvieran todas las tomateras sanotas y a pleno rendimiento tendríamos tomates para dar y tomar. Pero bueno, ya iremos aprendiendo y mejorando, y el año que viene, seguro, será mejor. Si ya lo dice una de las compañeras: el primer año es para hacerlo todo mal, el segundo para empezar a corregir… La verdad es que esto del huerto, si se quiere aprender y llegar a tener uno sano, cuidado y que produzca bien, ha de ser un proyecto a largo plazo, está claro. Yo, por ejemplo, no tenía ni idea de cuán a menudo había que cosechar determinadas hortalizas. Cada una tiene su ritmo y no puedes dejarlas ahí porque puede ser que cuando vuelvas ya no estén. Las tomateras están continuamente dando fruto, los pimientos ahora también, aunque como tenemos menos plantas no agobian. Las berenjenas parece que tardan algo más en engordar y madurar, pero sospecho que la semana que viene habrá buena cosecha. Los pepinos ya os digo que de un día para otro se pusieron como zepelines. Y las judías verdes, si no se cogen pronto, se ponen fibrosas y amarillas. En fin…

Voy a poner unas fotillos del riego para veáis cómo lo hacemos. Por lo que he leído, el sistema no es ni el más cómodo, ni el más eficiente, pero es el que hemos adoptado porque es el tradicional de la zona, que es tierra de huertos. Se llama riego a manta o por inundación. Hay un sistema de acequias con ramificaciones que pasan por las lindes de los campos. Hay que abrir el canal principal de la acequia para que fluya el agua y después destapar nuestro canal para dejar que el agua llegue a nuestro huerto. Cuando ya está regado, se cierran o tapan ambos canales, y ya está.

DSC00953Un compañero destapando el canal de riego del huerto. Hay que quitar esas piedras que véis y también sacar el barro con una azada grande.

DSC00954Este es el paso del canal principal de la acequia al canal que va a nuestro huerto y campos contiguos. Se levanta esa chapa para dejar paso al caudal necesario.

DSC00955Aquí se puede ver cómo el agua empieza a fluir ya por nuestro canal.

DSC00956Aquí véis cómo el agua va abriéndose paso por el canal. ¡No se ha salido en la curva! :D

DSC00957

El agua sigue abriéndose paso…

DSC00959

En esta foto podéis ver cómo lo tenemos montado para controlar qué parcelas se riegan y cuáles no: en la esquina inferior derecha véis un trozo de tubo rojo, ¿verdad? Pues tenemos uno de esos en cada parcela. Normalmente están tapados con tierra, bolsas, etc. Antes de abrir el paso de agua, se destapan los tubos de las parcelas que se quieren regar, para que el agua siga el camino adecuado.

DSC00961

…Y vuelta a tapar el canal de riego del huerto, con tierra, piedras y una chapa.

DSC00960…Y vuelta a bajar la puertecilla que deja pasar el agua de la acequia principal.

DSC00958

Y para terminar, como siempre, la cosecha del día. :D

Anuncios

One comment

  1. …Uhmmm, tienen mejor pinta que los del mercadona, adjuntamé unos cuantos en algún email, :D



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: