h1

¿Lesbiana? Encantada, ¡es un placer!

16 junio 2008

Entrevista a Txus García. Sandra Marcos para Colors

Nacida en Tarragona hace 33 años, vive con su mujer desde hace ocho. Se casaron en octubre de 2005. Ambas son responsables de la empresa de creación y gestión de proyectos socioculturales, katalitza.com. Txus García también es quiromasajista vocacional y de profesión, actividad a la que piensa dedicarse en breve a tiempo completo y en contacto con la naturaleza. Bajo el pseudónimo de Human Trash ejerce de polipoeta y rapsoda. Es especialista en creación, interpretación y dirección de espectáculos, performances y acciones poéticas.

1. Cuando me propusieron hacer una entrevista a una mujer lesbiana destacada de Tarragona, el primer problema con que me topé fue: ¿a quién? Todos sabemos que hay, pero no sabemos dónde. ¿A qué puede deberse esta invisibilidad de las lesbianas?

Tarragona, en general, es una balsa de aceite. Todo va bien, no se mueve nada ni sucede nada malo. Todo el mundo se conoce y respeta a los demás mientras se mantenga esta quietud, esta calma absurda hecha de discreción forzosa y de «normalidad». Es lógico que las mujeres prefieran la invisibilidad protectora a la «exposición controlada», que exige una absoluta corrección de formas, amabilidad obligada y ausencia de ostentación lésbica con tal de conseguir el respeto. Si en Tarragona te destapas con demasiada furia, el control social hace que enseguida te conviertas en una ciudadana indeseable y demasiado «exótica» para seguir flotando en la balsa de aceite.

2. ¿Es más difícil vivir abiertamente tu orientación afectivosexual en una ciudad pequeña, como puede ser Tarragona o Reus?

Creo que más que difícil es irritante. Sería difícil si fuera gitana o magrebí, si viviera en un barrio deprimido o tuviera un trabajo más arriesgado socialmente. «Afortunadamente», soy blanca y de clase media. Digo que para mí es irritante porque no soporto las falsas condescendencias ni el trato perdonavidas de la gente «tolerante» que me rodea. Y es incómodo y muy pesado que cuando llegas a un sitio donde no te conocen siempre te miren con los ojos como platos para ver si… oh my God!, efectivamente, voy agarrada a otra mujer y la estoy… ¡ay Virgencita! ¡besando en la boca!

3. En tu caso, ¿has tenido dificultades en el trabajo o con la familia?

Sí. Por lo mismo que te decía. En mi contexto familiar y profesional es irritante y molesto ser lesbiana. De hecho, he pensado dejarlo más de una vez (se ríe), porque es muy pesado tener que explicarte siempre, atender consultas sexuales —se supone que si eres lesbiana haces de todo y lo sabes todo sobre el sexo— y de repetir que no has sufrido ningún trauma con los hombres, ni tenías un padre ausente ni eres más fea que picio. Y tener que oír que todo el mundo tiene amigos gays pero nunca habían conocido a una lesbiana. Y que te digan que no pareces bollera. Y que te espíen cuando eres apasionada con tu mujer. Y que todo el mundo se haga el moderno, cosmopolita y estupendo porque te conoce. Verdaderamente, es agotador ser lesbiana a jornada completa.

4. ¿Hay sensación de poca libertad, de discriminación o incluso de peligro de sufrir agresiones? En tal caso, ¿qué políticas crees que se deberían llevar a cabo con el fin de facilitar la visibilidad y libre expresión de las mujeres lesbianas?

Te comentaba antes que Tarragona es tranquila y que con mi perfil sociocultural no es difícil ser lesbiana. Pero todavía no puedo mostrar mi afectividad libremente en ciertas zonas de Tarragona (o Barcelona, o Cambrils) o delante de determinadas personas. Desgraciadamente, nos hace falta ser cautas y vigilar, porque el fantasma de la agresión, las descalificaciones y la violencia homófoba está muy presente. Y las políticas, que todavía están en pañales, tendrían que comenzar por la educación de los niños y por potenciar la visibilidad de las personas LGTB en los medios de comunicación. Y nosotros tendríamos que tener más coraje para afrontar la vida con libertad.

5. Poder mostrar públicamente la afectividad es un derecho que a veces no todo el mundo tiene. Mostrarse públicamente, ¿es un acto de valor, es un acto político?

Mostrarme como mujer lesbiana es un acto de amor por mí misma y, de rebote, por todas las mujeres lesbianas que no pueden hacerlo libremente. Para mí, ir al mercado, a una reunión de trabajo o a una fiesta de la mano de mi mujer ha sido un acto natural y, al mismo tiempo, profundamente activista. Hace falta reforzar la presencia de las lesbianas en lo cotidiano, dejar de ser una anécdota y mostrarnos abiertamente, sin miedos ni complejos.

6. ¿Hacen falta referentes, personas que muestren abierta y públicamente su orientación afectivosexual?

Sería muy deseable que como lesbianas pudiéramos vernos reflejadas en mujeres fuertes, valientes y con las ideas claras. El hecho de disponer de referentes que abren camino y que hayan luchado por la igualdad hace que nosotras nos sintamos en la obligación de defendernos de cualquier acto homófobo y de conservar las libertades conseguidas. Y saber que no estamos solas, que somos muchas y diversas, es una maravilla.

7. ¿Por qué la situación de las mujeres lesbianas parece todavía peor, incluso, que la de los hombres homosexuales?

La desigualdad no comienza en la manera de vivir la sexualidad sino en el género. Los compañeros hombres siempre lo han tenido más fácil básicamente porque el mundo está pensado en clave masculina. Es un problema de raíces históricas y de amplio espectro social. No debería sorprendernos: solo hace 77 años que la mujer española tiene derecho de voto. Y eso quiere decir que el resto de derechos, más difíciles de conseguir por su inscrustación cultural, todavía están en proceso: el mismo sueldo por el mismo trabajo, el derecho a decidir sobre el propio cuerpo, el aborto sin condenas morales, las libertades sexuales básicas, etc. No hace falta más que observar la pirámide vergonzosa de las discriminaciones, de menor a mayor: ideas políticas, religión, raza, sexo y, finalmente, comportamiento afectivosexual.

8. ¿Cual es su experiencia con la homopaternidad? ¿Cómo se vive la relación con los hijos, en el colegio, con otros padres, etc?

En mi caso no se trata exactamente de homomaternidad, que yo entiendo como el hecho de escoger libremente la maternidad compartida con otra mujer. Mi compañera tiene una hija y yo lo que he hecho ha sido acompañarla en la difícil tarea de la educación y las responsabilidades diarias que ello representa. Y de cara a los hijos, la clave está en la naturalidad, la comunicación y en enseñarles a ser valientes frente a los posibles ataques externos. El entorno educativo y familiar tiene que ser respetuoso, abierto y consciente de la diversidad de las criaturas, nada más.

9. ¿Cómo ves el futuro para las lesbianas de ciudades pequeñas, sobre todo para las jóvenes de hoy en día?

Veo un futuro próximo —mañana mismo— en que las mujeres no tengan que irse a Barcelona de ambiente para sentirse acogidas o para encontrar pareja. Un futuro de mujeres jóvenes que quieran a las mujeres tal como son, sin prejuicios ni lesbofobias internas, en toda su belleza y su variedad. Sin roles, ni papeles, ni clichés, ni distinciones impuestas por la cultura falocrática y masculina. Veo un futuro sin miedo, valiente, lleno de cotidianeidad lésbica, donde no nos hará falta desarrollar esa intuición —el gaydar— porque nos mostraremos libremente en cualquier lugar y delante de cualquier persona.

10. Para terminar, ¿quieres enviar algún mensaje a esas jóvenes lesbianas?

Pues querría traspasarles un poco de mi fuerza y un mucho de mi ternura para hacerlas conscientes de su belleza y de su valentía. Y que todas tienen derecho a ser felices y queridas, sean como sean, vengan de donde vengan. Y que luchen, sin descanso, para hacerlo posible.

Anuncios

4 comentarios

  1. Muy buena la entrevista, reina :-) Entre las dos (buenas preguntas, buenas respuestas) dais en el clavo. Besos besos besos.


  2. Sí, buenas preguntas, pero la entrevistadora no soy yo sino Sandra Marcos (lo pone arriba, que es que me leeís atropellás). Yo en este caso solo hago de transmisora y difusora del mensaje :)

    Y por supuesto lo suscribo.


  3. leéis, leéis, leéis…. no leeís.


  4. ¿Así que has pensado alguna vez en dejar de ser homo? Cuantas veces me habré planteado yo esto. Aunque ahora según como sea tan fashion. He flipado con la pirámide de las discriminaciones que apuntas. Para mi tu ya eres este modelo de mujer fuerte, valiente y de ideas claras. Estoy deseando conocerte. Un besote.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: