h1

En un mundo libre

14 abril 2008

Hace unos días vi la película «En un mundo libre», de Ken Loach (It’s a free world). Me ha gustado mucho. Me parece un retrato muy acertado y oportuno del tema de la explotación laboral que tiene lugar aquí mismo, en nuestros propios países tan occidentales y democráticos. No hace falta irse muy lejos para ser testigos de la miseria, la frustración y el atropello de los derechos más elementales.

Lo que más me ha gustado de la película es que no traza una división clara entre «malos» y «buenos», entre explotadores y explotados. Sería muy fácil ponerle la etiqueta de explotadora a la protagonista (que lo es) y pensar que nosotros jamás actuaríamos así, pero la cosa no es tan sencilla. A la luz de lo que cuenta esta película es difícil precisar quién sufre una mayor explotación: los inmigrantes que llegan sin nada y se ven abocados a aceptar condiciones laborales humillantes en empleos que nada tienen que ver con su preparación, o la protagonista, joven británica inteligente y ambiciosa, que acaba metida en un círculo vicioso del que tampoco es fácil salir. Esta mujer, después de pasar por numerosos trabajos basura y harta de soportar abusos de todo tipo por parte de sus superiores, decide montárselo por su cuenta. Pero la protagonista, humana y con sus propios problemas, acaba sucumbiendo a la tentación de llenarse los bolsillos a costa de la situación de los que se encuentran aún más indefensos que ella. Así, termina por granjearse verdaderos enemigos a su paso, además de ver cómo se deteriora por momentos la relación con su hijo, su padre y su mejor amiga. El dinero se va colocando por encima de todo eso en su escala de valores.

Este completo relato invita a reflexionar sobre muchas cosas:

  • Qué es lo que nos diferencia de las personas que vienen de fuera, y qué es lo que tenemos en común, al poner de manifiesto que muchos de los «pobres muertos de hambre» que no tienen papeles lo son precisamente por tratar de defender la libertad en sus países de origen, y al mostrar también que nosotros, en nuestro mundo civilizado y democrático, también sufrimos acosos y atropellos.
  • La descompensación entre el tiempo que dedicamos al trabajo y el que dedicamos al ocio y la familia.
  • La fuerza que tienen las necesidades materiales —las reales y las creadas— para alterar el orden de nuestras prioridades, al mostrar cómo en repetidas ocasiones la protagonista deja de dedicarle tiempo a su hijo —que lo necesita, y mucho— para invertir todas sus energías en un trabajo que no le satisface y del que sin duda no se siente orgullosa. Todo ello porque no quiere ser «pobre».
  • Se puede también reflexionar sobre lo que es ser pobre, sobre la pobreza material y la pobreza de espíritu. Al respecto me parece muy interesante el personaje del chico ucraniano (creo) con el que la protagonista tiene un lío de una noche: un joven guapo, inteligente, con buen humor a pesar de su difícil situación, una persona sin duda atractiva a la que, sin embargo, la protagonista se niega a ver como un igual. Una oportunidad de acercamiento real entre dos mundos que se pierde a causa de los prejuicios y la ambición.

Para completar la visión del problema, me habría gustado que el director hubiera dado un mayor papel a las instituciones, al gobierno del Reino Unido —donde se desarrolla la historia—, para mostrar con claridad cuál es la postura de éste (y en general de los gobiernos occidentales) frente a la inmigración. Podría haber denunciado con contundencia la hipocresía y las contradicciones con que se regula la llegada y el trabajo de los inmigrantes, así como el papel de los medios de comunicación, que sin lugar a dudas contribuyen a difundir una imagen sesgada de esta realidad, como de tantas otras.

Aun así, me parece una película muy, muy recomendable. No os la perdáis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: