h1

Rollitos de verduras

11 abril 2008

La receta de hoy es superfácil. En realidad lo único que queríamos era deshacernos de las zanahorias. ¿Veis lo que tiene que te las traigan por montones a casa? Te obliga a ser creativo o comer zanahoria hervida hasta aborrecerla, y no es plan. Como nos habían sobrado láminas de pasta de arroz el otro día (las compramos para hacer una receta de un libro), decidimos probar nosotras a hacer nuestros propios rollitos de primavera rellenos con nuestras adoradas zanahorias, entre otras cosas. En concreto estos llevan:

zanahoria rallada

calabacín rallado

cebolla picadita

maíz

piñones

Pero las posibilidades son miles. Todo crudo, se ralla, se mezcla y esto es lo que sale:

Estas son las láminas de pasta de arroz. Las compramos en una tienda de chinos _para_ chinos (ahí está el quid de la cuestión).

Como veis, son finísimas, y por lo tanto, muy delicadas. Hay que tratarlas con cariño y amor, y sobre todo, mantenerlas cubiertas por un paño mojado durante todo el proceso. Coges una, y tapas el resto con el paño. También es preferible descongelarlas con tiempo porque, aunque no tardan mucho, si tendéis a la impaciencia —como es mi caso— querréis despegarlas antes de que estén completamente descongeladas y os las cargaréis. Si las dejáis destapadas, se secan en un plis (comprobado) y se quedan como obleas finísimas. Así, que lo dicho: andarse con cuidadín.

Ahora os pongo unas fotos para que veáis cómo hay que enrollarlos. No es muy difícil, de hecho a mí no me ha enseñado nadie (a lo mejor hay alguna técnica tradicional mucho mejor que esta y estoy yo aquí dándome el pisto). El caso es que me salieron muy bien a la primera y lo explico porque sé que hay personas que dirán que esto de enrollar paquetitos no es lo suyo.

1. Ponéis el rellenito de la mitad hacia un lado, sin llegar a los bordes.

2. cubrís el rollito con la esquina inferior.

3. Ahora dáis la vuelta al rollito, haciéndolo rodar hacia delante solo una vez.

4. Ahora dobláis las esquinas de los lados por encima del paquetito, que os queda como un sobre.

5. Ahora le dáis otra vuelta al rollito, como antes, y otra más.

Y así con todos :)

Nota: podéis hacer una buena cantidad (ya puestos…) y congelarlos. Así los tendréis listos en cualquier momento. Nosotras pensamos seguir experimentando, tal vez añadiendo algo de carne (bacon, jamón york…) y yo he tenido una visión de unos rollitos de estos rellenos de setas, calabacín y gambas. No sé cómo quedarán pero quiero probar. Por supuesto, os lo contaré por aquí si lo hago.

Y… ¡tachán!

Tienen buena pinta, ¿verdad?

Estaban de vicio, crujientes por fuera y tiernitos —pero frescos— por dentro.

Anuncios

5 comentarios

  1. Quién te ha visto y quién te vé, con lo tiquismiquis que eras de niña para comer, jejeje
    tiene buena pinta


  2. Es verdad, tiquismiquis es poco. Pero ya ves, la vida te enseña… jejeje.


  3. ¡Uf qué pinta! Gracias por la receta, Noe.


  4. Muy bien explicado, Noe, y las fotos son casi “pofesionales”. Yo hago rollitos también, aunque me gustan con carne, col y zanahoria. En lugar de poner las verduras crudas, las rehogo en un poquitín de aceite, luego cocino la carne picada aparte (de cerdo o de ternera) y lo mezclo todo antes de rellenar los rollitos. Quedan de rechup-chup!

    Martín


  5. Mmm… tomo nota, Martín, suena muy bien :)



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: